jueves, 8 de noviembre de 2018

Murió...

Murió mi madre.

Tarde o temprano tenía que pasar.

Pero no quiere decir que no duela.

Como estoy todo el día en casa, la echo mucho de menos.

Teológicamente, ella ahora está en un mejor lugar, donde el sufrimiento no existe.

¡Yo espero que así sea!