sábado, 11 de octubre de 2014

Violencia intrafamiliar...

He estado reflexionando, quizás por ver TV de más, quizás por "falta de oficio", quizás por exceso de insomnio.

Me he vuelto fanática de series de crímenes y violencia, tanto de ficción como documentales de casos reales. 

En fin, pensaba en el asunto de la violencia intrafamiliar, y de los psicólogos indicando que los problemas de la pareja deben mantenerse lejos de los hijos. Pensaba en las mujeres, y también hombres, que son maltratados por su pareja y que disimulan delante de los hijos, y del resto de la familia.

Cierto es que, en algunos casos, los hijos intuyen, incluso saben, que algo está mal. Más aún, uno que otro sabe lo que anda mal y todo, pero no se atreven a decir nada, a veces ni siquiera a reconocerlo.

Y mi pregunta es sencilla, o más bien básica, porque sencilla no creo... ¿hasta qué punto debe ocultarse algo de tal magnitud a los hijos? ¿Es más importante salvaguardar la integridad física y sicológica de los abusos de una pareja, o salvaguardar la imagen "santa" que los hijos tengan de su padre o madre (el que maltrata)??

¿No es acaso un riesgo no decirlo? ¿Podría trasladarse esa violencia a los hijos? ¿Podrían los hijos aprender esa conducta como natural? Y en el caso de que lograran "exitosamente" ocultar tal aberración, ¿no serían los hijos los primeros detractores del padre/madre maltratado, si éste decidiera alejarse del hogar, o sea, del centro del maltrato? ¿No dirían ellos que "allí no pasa nada", que el padre maltratador es incapaaaaz de una cosa así, etc. etc. etc.???

Me pregunto cuál es el límite.

Sin duda debe ser un conflicto muy grande.

Espero jamás estar en esos zapatos.