jueves, 17 de octubre de 2013

Cambio de carrera

Hace meses renuncié a mi trabajo por una combinación de factores negativos, demasiado largos de contar.

El hecho es que ahora, aún no puedo buscar empleo porque tengo un compromiso familiar ineludible, pero calculo que en cosa de un mes pueda comenzar a buscar.

Había pensado en buscar trabajo como instructora o profesora, pero he estado averiguando y me he quedado pasmada al ver lo poco que pagan, irrisorio. En una de las entrevistas que tuve (para explorar posibilidades) me ofrecieron 44 Bs. la hora. Me pareció una miseria para ser cursos técnicos.

Pero luego, al ir a un tecnológico y que me ofrecieran 25 Bs. la hora, los 44 me parecen una fortuna.

¡Que país tan horrible y desproporcionado! Los del Gobierno ganando millones y bonos y cualquier cantidad de cosas, y los maestros, policías, médicos, enfermeras, bomberos, profesiones todas INDISPENSABLES, ganando sueldo mínimo, o aproximado al mínimo. ¡Que país tan injusto e indolente!!!

¡Y la vida cada día más cara!!!

No sé, será que a lo mejor me conviene más dedicarme a cuidar niños, a limpiar casas, o inscribirme en una de esas famosas "misiones".

¡Que desgracia!!! Más de 20 años estudiando, para llegar a esto!!!


4 comentarios:

Maria Parra dijo...

No me sorprende. Yo tengo 33 y me pasa lo mismo, o peor, porque tengo un niño de 8 años y cuando lo digo casi ponen cara de 'ni lo sueñes'. Y eso que se supone que es discriminación. ¿Pero como probarlo?
¡Suerte!

nelson cisneros dijo...

Hola Cuéntame como te va? ... espero que todo plan tenga éxito en ti vida. A tus ordenes me suscribo si necesitas algún apoyo..

Incondicional

Nelson

nelson cisneros dijo...

Hola Cuéntame como te va? ... espero que todo plan tenga éxito en ti vida. A tus ordenes me suscribo si necesitas algún apoyo..

Incondicional

Nelson

Lycette Scott dijo...

Por eso es que Venezuela no progresa, si quieres asegurarte un salario miserable, decídete a conseguir un empleo que implique transmisión de conocimientos. A menos que vayas a enseñar cómo ser un delincuente