viernes, 9 de agosto de 2013

La pesada cruz que me tocó cargar...

Desde que comencé este blog, en reiteradas ocasiones vuelvo al mismo tema. Tema que, a fin de cuentas, me hizo crear el Blog en primera instancia.

Les pregunto: ¿Se puede amar y odiar a una misma persona? ¿Se puede admirar y despreciar profundamente a la misma persona? ¿Se puede desear que triunfe y al mismo tiempo que ciertas cosas le salgan mal?

Es, para mí, la definición misma de oxímoron. ¿Qué pasa en mi sistema? ¿Qué esta mal?

Ayer supe que "mi mejor amigo" me borró de sus contactos porque la novia actual así lo quiso. Esa es la importancia que tengo para él. Soy una molestia. Me convertí en una molestia. ¿O siempre lo fui?

No es el único problema que tengo, ni el más importante.

Pero en este momento Él es mi CRUZ. Quisiera no haberlo conocido nunca. 

No importa si piensan que aprendí mucho con toda esta situación, con todos estos años de gran amargura salpicados de pequeñísimos momentos de alegría. ¡Al cuerno lo que aprendí! Daría TODO lo que aprendí gracias a esa macabra amistad, por no haberlo conocido NUNCA.

Espero que le aproveche. Y que le dure su preciosa novia, más de los 8 años que llevaba conmigo.



1 comentario:

Javy Regio dijo...

ES UNA DE LAS COSAS NEGATIVAS DE LAS LLAMADAS REDES SOCIALES......
PERO POR UNO QUE SE VA LLEGA UN REGIO A REPONERLO....... JAJAJA.........
SALUDOS, DE TU ABANDONADO FAN.