sábado, 29 de abril de 2006

Un hijo...

Hoy visité a una amiga con el fin de conocer a su bebé. Cumplió 6 meses hace unos cuantos días. Puedo decir, de hecho, que llevo 6 meses tratando de ir a conocerlo, pero reconozco, con la vergüenza que el caso amerita, que no había tratado con suficiente fuerza...

El bebé es hermoso, es grande y sano. Y los padres están orgullosos y felices. Asimismo conocí a dos tías, una del lado materno y otra del lado paterno. También ellas están súper felices con su sobrino.

Viéndolos hoy reflexioné nuevamente acerca de la responsabilidad tan grande que significa tener un hijo, los temores que pueden sentir los padres, lo horrible que debe ser verlo enfermarse, pero sobre todo la conciencia de que es un compromiso de por vida.

Sin embargo, pensé también que mayor aún deben ser la satisfacción que se siente al verlo crecer, ayudarlo a forjar su futuro, guiarlo, enseñarlo, vivir con él cada momento, verlo desarrollarse... en lo mágico que debe resultar ver la prolongación de tu propio ser en un diminuto pedacito de cielo... Aunque existan las explicaciones científicas que todos, en mayor o menor medida, conocemos, para mí sigue siendo simplemente un milagro de Dios la creación de una nueva vida.

Hoy vi reflejado en los ojos de mi amiga, como ya lo había visto en los ojos de otras madres, el significado de la famosa frase:

.

“Un hijo es la mayor bendición que cualquiera puede recibir”
.

martes, 25 de abril de 2006

Algunas Reflexiones…

He estado reflexionando, y llegué a varias conclusiones. Ya sé, ya sé, no descubrí el agua tibia, jejeje.
Forman parte del consciente colectivo, del conocimiento popular o de lo que quieran. El punto es que hoy realmente calaron en mi interior y las acepté TOTALMENTE.

Acá las expongo:
.

*** No siempre el que más nos quiere es el que mejor nos trata, ni el que peor nos trata es el que menos nos quiere.

*** Lo que comienza bien puede cambiar en el camino, pero podemos hacer que de todas formas acabe tan bien o mejor que como comenzó.

*** Lo que no acaba como nosotros queremos no necesariamente está acabando mal, a futuro puede ser una enorme ventaja que haya sucedido así, aunque en ese momento no lo veamos.

*** Cada momento vivido, bueno o no tan bueno, es una experiencia de la cual podemos aprender muchísimo.

*** Agradecer por los dones recibidos es mucho más reconfortante que quejarse de lo que aún no tenemos.

*** La perseverancia es la madre de todos los logros.

*** Nuestra felicidad está dentro de nosotros, nunca dependerá de una tercera persona a menos que nosotros le demos ese poder.

*** El mejor momento para ser feliz es HOY.

*** La mejor terapia para alegrar el alma cuando se está triste, enfermo o sólo, es SONREÍR. Difícilmente podremos mantenernos deprimidos cuando las endorfinas comiencen a actuar y empecemos a recordar las cosas buenas de la vida.

Cada día siento mayor disposición para tomar las cosas desde el “lado bueno” y creo que se debe a mi cambio de actitud. Desde entonces, y mientras más me enfoco en permanecer positiva, las cosas me están saliendo muchísimo mejor. O sea que, definitivamente, lo que hagamos con nuestras vidas depende de nuestra actitud.
.
“La prueba más clara de sabiduría es una alegría continua”

Gracias por un maravilloso cumpleaños…

Comencé a recibir mensajes a las 12:02. Mi hermano estaba esperando la medianoche para ser el primero en felicitarme. Mi madre viajó sólo para amanecer conmigo el 24. Mi hermana comenzó a celebrar desde el día anterior llevándonos a mi madre y a mí a comer un espectacular timbal en Casa Bermeo, en La Candelaria...

Desde las 6:20 am comencé a recibir llamadas telefónicas. Recibí mensajes, tarjetas y llamadas de muchas más personas de las que esperaba.

Aunque sé que lo material no es lo más importante, me encantó recibir un montón de regalos: una cartera, dos pijamas, dinero, dos libros, una franelita azul, un portadocumentos de Garfield, unos zarcillos, ropa íntima, un portaminas, chocolates, chocolates, chocolates... Fue hermoso llegar a la oficina y encontrar un chocolate en mi puesto, fue maravilloso salir del curso (estoy en curso en las mañanas hasta la 1) y encontrar el teclado de mi computadora cubierto de chocolates... fue espectacular que un grupo de la oficina me llevara a almorzar, la pasé demasiado bien, son personas increibles... fue grandioso que mi mejor amiga me hiciera una mini-reunión en su casa (iniciativa de su mamá y de su hijo, Dios los bendiga, amo a esa familia) aún sabiendo que yo soy medio-anti-fiesta, que me tengan esa paciencia tan grande, que mi mejor amigo, él, que si es ANTI-FIESTAS declarado, haya estado presente “por ser yo”... que otro fiel amigo haya ido a compartir un rato con nosotros a pesar de tener una reunión de trabajo...

Lo más hermoso fue contarle a mi amiga todos los detalles de mis compañeros de trabajo y de las llamadas, de lo más emocionada, y escucharla decirme: “¡No me sorprende, estás recogiendo lo que sembraste!”... Me llenó de ternura su aseveración y de agradecimiento a Dios por darme la oportunidad de conocer a toda esa gente tan especial que me han dado la oportunidad de conocerlos y de quererlos...

Hay gestos que no pueden pagarse... sólo puedo decir GRACIAS y LOS QUIERO...

También a mis nuevos amigos de la blogósfera que me hicieron llegar sus felicitaciones en este espacio: Javier, Greta, Waricha, Carola, Zeucita, Digler, Tapita, Eduardo, Metacid, Moai00, Consuelo, Básico, Lycette, Vene, Ratoncilla, Paulina, G’Fax... Gracias a todos por hacer acto presencial con motivo de mi cumpleaños...

Waricha, Ratoncilla, Carola: Que más quisiera que compartir mi torta con ustedes, jeje
Básico: Gracias por estar ahí siempre...
G’Fax: ¿Qué te puedo decir que no te haya dicho???
Zeucita, Metacid: Gracias por dejarme tan hermosas palabras en cada visita...

Y gracias a todos los que me han visitado en otras oportunidades. Cuando comencé este Blog, a instancias de Básico, jamás pensé que me llenaría tanto...

Este ha sido un maravilloso cumpleaños... El comienzo de otra semana que se vislumbra positiva, fructífera, excelente, prometedora...
.
¡Con el favor de Dios!

sábado, 22 de abril de 2006

Good news…

La semana comenzó bien y así ha continuado, gracias a Dios.
Sigo en un enfoque de mente positiva, tratando de sacar el mejor provecho de cada una de las cosas que me han pasado durante estos días. Como dijo
Zeucita: “...que dure todo el mes, todo el año o mejor toda la vida!!!”
Sucedieron algunas cositas desagradables o inesperadas, pero las manejé bien, nada de amarguras, nada de tristezas. Sólo paciencia, reflexión y aprendizaje. Como dijo
Griselle: “Depende de mí...”

Hablemos de las buenas nuevas...

En lo personal:Dentro de un rato llega mi madre. Viene a pasar el fin de semana con sus queridas hijas (entiéndase mi hermana y yo), debido a que el próximo Lunes 24 es mi cumpleaños. Dado que es día laboral, y a ella no le agrada Caracas sin nosotras, se irá el Lunes temprano, pero se sentirá satisfecha de poder abrazarme y bendecirme ese día antes de irse.
¡Las madres son seres muy especiales!

En lo laboral:
Sucede que me acaban de nombrar Líder de Proyectos. Estoy muy contenta. Si bien ya venía haciendo casi todo el trabajo que se suponía inherente a esta posición, por circunstancias que no vienen al caso mi Jefe no terminaba de darme el nombre. Esta semana por fin se decidió.
¿Tendré más trabajo? Si, pero no es mucha la diferencia porque ya me estaba encargando de muchas cosas.
¿Implica un beneficio económico inmediato y tangible? No, pero no me preocupa ni me desanima. Ciertamente me caería súper bien aumentar mis ingresos, pero no me amarga que esta situación no me lleve directamente a ello. Lo veo como una oportunidad de demostrar lo que puedo hacer. Y sé que me traerá beneficios posteriores, con el favor de Dios.
Estoy contenta.
Espero tener el apoyo de algunas personas que sé que pueden ayudarme a dar lo mejor de mí para hacerlo bien.
¡Dios guíe mi camino y mis acciones!
Confío en que las cosas sigan marchando bien. Que así como este cambio que deseaba en mi vida laboral se dio, también comiencen a darse otros cambios que anhelo.


“Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen a la puerta y les abrirán”
(Mateo 7:7)
.

viernes, 21 de abril de 2006

Los verdaderos amigos…


Son persona que te entienden, te comprenden, y, muy importante, te aceptan como eres. Están contigo en todo momento, en las buenas y en las malas. Te escuchan, incluso si dices disparates, o estás molesto o deprimido. Son personas que ven tus cualidades, incluso si otros están señalando tus defectos. Apoyan tus proyectos, te aconsejan, te hacen poner los pies sobre la tierra cuando es necesario. Te ayudan a ver tus errores sin intención de criticarte, sino para ayudarte a corregirlos. Se presentan ante ti sin máscaras, sin pretensiones.

¡Se pueden decir tantas cosas buenas de los amigos!

Los verdaderos amigos perciben cuando necesitas estar sólo, cuando necesitas espacio, y te lo brindan sin sentirse rechazados. También son capaces de pedir tu atención cuando ellos lo requieran, y saben que estarás ahí, porque la amistad es recíproca, es bidireccional. Los amigos saben que la amistad no es transitoria sino eterna. El amor entre los amigos es real, es tangible. Un amigo siempre estará para ti aunque físicamente se encuentre lejos.

Doy gracias a Dios por los amigos que ha puesto en mi camino y le pido que me ayude a ser siempre tan especial con ellos, como ellos lo son conmigo.

Felicito a todos aquellos que tienen al menos un amigo, porque han sido bendecidos con una de las gracias más hermosas del universo.


“Los amigos son como los ángeles, no necesitas verlos para saber que ellos están ahí cuando los necesitas”
.

miércoles, 19 de abril de 2006

Libre...



Últimamente había estado cuestionándome por muchas cosas. No sé si alguna vez han sentido que tienen algo ahogándolos entre pecho y espalda, que no los deja respirar, que no los deja continuar, que no los deja vivir.

Algo que quieren decir pero no saben como. O no se atreven porque podrían afectar a otras personas, cuyos sentimientos y opiniones les importan mucho. O tal vez no se deciden por las implicaciones que eso tendría en sus propias vidas.

Por unos cuantos meses, al menos en una faceta de mi vida, si bien no estuve llena de mentiras, si estuve llena de "verdades a medias". Y eso me hizo mucho daño.

¿Cómo podemos ser consistentes con nuestros valores, pensamientos y principios cuando nuestros sentimientos, o incluso nuestros temores, nos están halando en dirección contraria? ¿Cómo podemos decir la verdad y seguir adelante y arrostrar lo que venga sin temores, o al menos con valentía si es que no podemos dejar de lado nuestros miedos?

Estos días he sentido un gran cambio dentro de mí. He superado muchas cosas, he tomado muchas decisiones. Por fin me atreví a sacar algunas de las cosas que llevaba dentro. Me siento libre, tranquila, satisfecha, en armonía. Me faltan palabras para expresar la felicidad que siento. Acabo de demostrarme a mí misma que soy mucho más segura de mí y más valiente de lo que pensaba. ¡Gracias a Dios!

Definitivamente el apóstol tenía razón:
.

"La verdad os hará libres"

(Juan 8:32)

.

martes, 18 de abril de 2006

4 motivos...

...para estar aún más alegre hoy!!!

1) Recibir un mensaje de texto de mi madre a las 7:20 am diciendo: “Dios me la bendiga!”
2) Un chico guapo en una Merú en un semáforo del Rosal diciéndome que “tengo la sonrisa más radiante que ha visto en años” ¡Tan lindo!
3) Ayudar a una señora a recoger unas cosas que se le cayeron de una bolsa que se le reventó y verla sonreír diciéndome: “Gracias, hija, ya no queda mucha gente como usted”... ¡Tan dulce!
4) Revisar mi cuenta bancaria y conseguir un depósito que no esperaba. ¡Finoooo!



“Levantarse con optimismo puede hacer la diferencia”
.

lunes, 17 de abril de 2006

Una semana común


Varias cosas que estaban pasando en mi vida, o más bien dentro de mí, me mantuvieron lejos de mis amigos, lejos de la gente que quiero. Un montón de conflictos internos, me tuvieron atrapada dentro de una cárcel creada por mis propias limitaciones. Afortunadamente tomé la decisión de decir ¡basta ya!

Hoy comencé una semana diferente y, al mismo tiempo, una semana común. Diferente porque hace mucho que no me sentía así, y común porque yo creo que lo usual es, o debería ser, estar feliz, hablar, compartir con los amigos, gozar, reír.

Acabo de llegar a casa. Tampoco andaba de juerga, nada que ver. En líneas generales soy bastante "casera". Simplemente hoy fui a visitar a unos amigos que no visitaba hace bastante tiempo y también compartí un buen rato con un amigo muy especial (al que hace más o menos 1 año llamaba novio, jeje). Esta noche la pasé bien. Esta noche me sentí feliz. Permití que esa felicidad que está dentro de mí, y que siempre ha estado, saliera a flote y dejara de estar a la sombra de la amargura y las restricciones que suelen pautar mi vida.

Hoy comencé una semana común, no por trivial, no por corriente, sino porque lo habitual en mis semanas deberían ser los días como hoy: libres de temores, libres de tristezas, libres de complejos... llenos de sonrisas, llenos de alegrías, llenos de verdaderos amigos, llenos de solidaridad, llenos de paz...


“Hoy comencé una semana común y que por gracia de Dios así continúe”
.

sábado, 15 de abril de 2006

En Él descanso...

En Él descanso,
a Él le ruego,
que si faltare algo en mi vida,
nada sería si a Él lo tengo,
que si sintiera que me segmento,
no importaría, Él me armaría,
que si pensara que ya no puedo,
no sería cierto si con Él cuento,
que si fallaren en mí las fuerzas,
yo seguiría con Su consuelo,
que si muriera mañana mismo
sería feliz de ir a Su encuentro...

miércoles, 12 de abril de 2006

No te quedes sin decir lo que sientes...


Últimamente he tenido un bombardeo de correos de esos que dicen "envíale esto a N amigos para que sepan que los quieres... etc..."
La verdad es que difícilmente puedo leerlos y prácticamente nunca los reenvío. Particularmente me desagradan más los que AMENAZAN, ya saben: "si no lo envías a 10 personas antes de 3 horas las 7 plagas de Egipto caerán sobre tu casa, etc., etc., etc." me desagrada ese tipo de manipulación.
Sin embargo, hoy estuve pensando si realmente las personas que quiero están conscientes de que los quiero.... Quizás no lo digo lo suficiente, no sé... Quizás debería decírselos más seguido... En todo caso confío en que lo sientan en mis actos, en mis miradas, en mis palabras, aunque no lo diga explícitamente... pero no estoy segura...
Sé que no me pasa sólo a mí, sé que otros también asumen que las personas que los rodean, al menos los que los conocen bien, deberían saber o intuir lo que sienten por ellos...
Tal vez estamos corriendo un riesgo al pensar así... tal vez es más seguro y más sano DECIR :)

No soy muy cariñosa ni muy extrovertida en ese sentido, pero me propongo, hoy, decirle a la gente que la quiero. Comenzaré por mi madre y a mis hermanos que constituyen mis mayores afectos.

Y procuraré recordar esta intención en los momentos en que vea a ciertos amigos y otras personas que quiero y a quienes difícilmente se los he hecho saber. E incluso quizás envíe un par de correos, pero no de cadenas, sino PERSONALES, escritos por mí, con palabras que expresen mis sentimientos, porque a veces no es bueno esperar que el momento se presente, a veces es mejor crear el momento.

¡Ama cada día, con intensidad, y haz que aquellos a quienes amas lo sepan!
.

lunes, 10 de abril de 2006

Tus acciones…

¿Conocen este dicho???

“Tus acciones hablan tan fuerte que no me dejan escuchar tus palabras”


¿Alguna vez se han topado con personas así? ¿Qué dicen algo pero sus acciones indican cosas totalmente distintas??? ¿Alguna vez les ha pasado a ustedes??? ¿Qué se comprometen a hacer algo o a dejar de hacer algo y luego parece que una fuerza superior los lleva en sentido contrario???
.
¿Por qué será que pasa tan seguido???

sábado, 8 de abril de 2006

¿Qué tipo de temperamento …

En los Blogs que visito he visto varios de estos tests. Me he divertido haciendo algunos.
Particularmente, éste acerca del Temperamento me pareció interesante. Ciertamente creo que son muy pocas preguntas para tratar de determinar algo tan complejo acerca de la personalidad, pero de todas formas me gustó y decidí contribuir a esta “fiebre por los tests”, jeje

Aquí se los dejo...



You Have a Melancholic Temperament

Introspective and reflective, you think about everything and anything.
You are a soft-hearted daydreamer. You long for your ideal life.
You love silence and solitude. Everyday life is usually too chaotic for you.

Given enough time alone, it's easy for you to find inner peace.
You tend to be spiritual, having found your own meaning of life.
Wise and patient, you can help people through difficult times.

At your worst, you brood and sulk. Your negative thoughts can trap you.
You are reserved and withdrawn. This makes it hard to connect to others.
You tend to over think small things, making decisions difficult.



jueves, 6 de abril de 2006

El proceso de madurar…

A veces es largo, es inquietante, es extraño, es enriquecedor, es interesante, y, definitivamente, no es directamente proporcional a la edad biológica.
Creo que está más ligado a las experiencias, al aprendizaje, a la asertividad. Creo que está unido a las ganas de vivir cada experiencia sin limitarse a ver las cosas desde el único e irrefutable punto de vista propio, sino siendo capaz de ir más allá, de examinar los hechos objetivamente.
Tiene que ver con evaluar nuestras capacidades para enfrentar las cosas que nos pasen... tiene que ver con aceptarnos con nuestras limitaciones, con nuestras debilidades y al mismo tiempo con nuestras fortalezas y virtudes... tiene que ver con admitir y manejar las primeras y potenciar y maximizar las segundas... Creo que está relacionado también con la empatía, con la capacidad de ver el mundo desde los zapatos de otros, con la capacidad de apoyar y de ser capaces de ocuparnos de las necesidades de los demás y no sólo de las propias, con la generosidad. Se relaciona con aceptar los errores, propios y ajenos, y seguir adelante. También con la capacidad de aceptar nuestros triunfos y estar seguro de que los merecemos. Y de sacar una enseñanza de cada experiencia, buena o mala.
Siento que quizás el camino sea fácil y fluido para algunos, mientras otros maduran “a golpes”. Incluso hay quienes simplemente se niegan a madurar. Después de todo, envejecer es obligatorio, madurar es opcional.
Yo estoy en un punto intermedio: he aprendido y crecido emocionalmente gracias a experiencias tristes o amargas, pero también he avanzado a través del compañerismo, del autoconocimiento, de la lectura, de situaciones gratas... He aprendido con gente que me ataca y con gente que me apoya, con gente que me ignora y gente que me ama. He aprendido de mí misma, de mis reflexiones, he aprendido de Dios cada vez que lo dejo llegar a mi corazón, he aprendido de mis amigos, he aprendido del viento, de los árboles, de las aves. Y aún me falta muchísimo por aprender.
Pienso que el proceso de madurar no se acaba... que seguimos creciendo y desarrollándonos mientras estamos vivos, si así lo decidimos. Siento que somos capaces de llegar más lejos, de enfrentar las crisis, de salir adelante, de aprender constantemente, de elevarnos a través de nuestras dificultades y adquirir sabiduría en situaciones que no creíamos poder afrontar... somos capaces de vivir plenamente más conscientes de nosotros mismos, amándonos y mejorando cada día.


“La madurez es un camino que se recorre paso a paso, es la escalada hacia la verdad y hacia el bien”
.

lunes, 3 de abril de 2006

Serenidad...


He encontrado que aunque la propia desesperación a veces nos hace ver nuestros problemas como “los únicos conflictos de la tierra” lo cierto es que muchos amigos/conocidos/desconocidos, en fin, muchos otros seres humanos están pasando por las mismas cosas o, incluso por cosas más difíciles. A veces siento que escucharlos, apoyarlos, aconsejarlos (si es que está en nuestras manos) ayuda a mitigar nuestro propio desconsuelo e incluso aumenta nuestra capacidad de “esperar” por aquello que anhelamos o aceptar de la mejor manera aquellas cosas que no dependen de nosotros, pero nos afectan.

He cavilado en esto muchas veces durante mi vida. Hoy específicamente varias cosas que he leído me han llevado nuevamente a estas reflexiones y a compartir con todos una de mis oraciones favoritas: La Oración de la Serenidad.

“Señor, dame Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, Valor para cambiar las que si puedo y Sabiduría para reconocer la diferencia”

...la suelo repetir casi a diario, pero más cuando me desespero, ya que me temo que la paciencia no es mi fuerte. Me tranquiliza, me hace poner las cosas en perspectiva, me hace recordar que de nada me sirve mortificarme por cosas que no están en mis manos, me hace sentir que hay alguien Más Grande que puede ayudarme a tener fuerzas cuando las circunstancias adversas más pesan.

Creo que es diferente para cada quien... sé que esta oración quizás no tenga el mismo efecto en todo el mundo. Sin embargo, siento que todos tenemos la capacidad de conseguir un catalizador que saque nuevamente la fe que hay dentro de nosotros y nos ayude en esos pesados momentos. ¡Ánimo!